Profesionales y estudiantes de Ingeniería Forestal recolectaron datos en Reserva natural Vodudahue

Un trabajo en equipo que permitió capturar información asociada a la vegetación y suelo de un predio de la región de Los Lagos con el objetivo de caracterizarlo.
Un trabajo práctico que tuvo la colaboración de profesionales y estudiantes se llevó a cabo durante 15 días en la Reserva natural Vodudahue, en la provincia de Palena, región de Los Lagos. En este período se recolectaron datos para el proyecto “Análisis de vegetación y suelo en predio Vodudahue (VeSuVo)”, que es dirigido por el profesor Óscar Thiers E., académico de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la UACh.
El académico señaló que este trabajo forma parte del convenio entre la Universidad Austral de Chile y la Fundación de Beneficencia Alerce 3000, cuyo propósito es promover la conservación y restauración de bosques nativos, principalmente de los tipos forestales alerce, ciprés de las Guaitecas y siempreverde presentes en la reserva Vodudahue, ubicado en el golfo de Comau, comuna de Hualaihué.
De acuerdo con lo informado por el académico del Instituto de Bosques y Sociedad, el grupo -conformado por estudiantes de pre- y postgrado- realizó una campaña de terreno cuyo objetivo fue analizar el recurso forestal existente en la reserva Vodudahue, con énfasis en las principales variaciones de bosque y suelo presentes. Para ello se realizaron descripciones de diferentes estados de desarrollo de bosque y en paralelo se describieron las condiciones de suelo asociadas.
“Toda la información y muestras recolectadas, tanto de vegetación como de suelo, serán analizadas en la UACh, específicamente en el Laboratorio de Nutrición y Suelos Forestales. Se plantea que esta información sirva para opciones de trabajos de tesina propios de las elecciones profesionales Ingeniería en Conservación de Recursos Naturales e Ingeniería Forestal, además de publicaciones científicas”.
Testimonios
La estudiante de Ingeniería Forestal Rayen Neira explicó que “recolectamos datos mediante transectos en distintas zonas de la reserva, mediante la metodología de los cuartos. En cada punto del transecto, cada 100 ó 50 m, se registraba especie, DAP, calidad y altura total de los 4 árboles más cercanos al punto, el cual estaba dividido en cuadrantes. También se obtuvieron tarugos de incremento de algunos individuos, se establecieron parcelas de regeneración en cada cuadrante y una calicata para representar el perfil de suelo del sector”.
Estas actividades permitieron el intercambio de conocimientos, reforzar diversos contenidos de asignaturas y compartir con diferentes generaciones.  Así lo expresó Rayen Neira, quien destacó principalmente “el realizar un buen trabajo en equipo en terreno, ya que una activa comunicación, prolijidad al tomar datos y buena voluntad ayuda tanto a obtener resultados confiables al momento de analizar los datos, y una grata experiencia como lo fue en Vodudahue”.
Dafnne Velásquez, de 4° año de Ing. Forestal, valoró los conocimientos técnicos que esta actividad potenció. “Fue una gran experiencia, ya que nunca había recorrido el lugar ni visitado alguna situación parecida. El estar dos semanas en terreno, rodeada de bosque y lejos de la ciudad me hizo aprender mucho más acerca del área forestal, en donde fui capaz de poner en práctica los conocimientos obtenidos durante estos tres años de la carrera, e incluso, sobre el uso de instrumentos que nunca había usado, como medir de una manera más eficiente con el Vertex y obtener tarugos de incremento diversas especies”.
“Fue el primer acercamiento al futuro laboral, ya que fue un trabajo mucho más autonómo y de aplicación de conocimientos -continuó- lo que resultó en una gran oportunidad para conocer una de las tantas áreas que tiene la carrera forestal. Creo que el estar en contacto con demás compañeros de la carrera, que están en un nivel más avanzado que yo, fue lo mejor de esta experiencia. Estoy agradecida con cada uno de ellos por compartir sus experiencias conmigo y consejos que me brindaron para el futuro de la carrera y laboral. A pesar de que yo recién había terminado tercer año, mientras que algunos se encuentran desarrollando sus tesis e incluso ya han egresado, nunca me hicieron sentir inferior en conocimientos o experiencia, sino al contrario”.
El trabajo de los y las estudiantes se vio potenciado por la presencia en el equipo del técnico forestal Marco Barrientos y titulados, como el Ingeniero Forestal, y actualmente estudiante del programa de Magíster en Ciencias mención Bosques y Medio Ambiente, Carlos Luco.
“Mi labor específica fue realizar descripciones de suelo y vegetación en distintas condiciones de sitio dentro del predio. Para esto se implementó el “método de los cuartos” para caracterizar cuantitativamente el recurso forestal. Se realizaron descripciones de perfiles de suelo y obtención de muestras físicas y químicas de suelo”, explicó el Ingeniero Forestal.